Reingeniería y los que no quieren ser Re-inventados.

Reingenieria2

Sabes qué es lo malo de regresar a mi zona horaria, el jet lag, ese desagradable ajuste de horario cuando es mi noche no quiero dormir y cuando es de día quiero estar dormida, me tomo como 5 días, después de ese periodo de recuperación inmediatamente entre de lleno a trabajar con todas las ganas para hacer, aplicar muchos interesantes cambios en la fábrica soy parte de un proyecto de reingeniería, mi área de trabajo, la gente.

Tengo el privilegio de poder compartir un poquitín de mi trabajo así que, si ustedes están de acuerdo, prefiero llamarlos “mis cómplices”, de tal manera que construyamos una complicidad en respeto, compromiso, aprendizaje, intereses, éxitos y por qué no, hasta errores, que de ellos se aprende muchísimo, como sabes mi objetivo es nutrir con mi experiencia de manera positiva tu camino.

Entonces querido “cómplice” entrando en materia, estamos planeando algo inmensamente grande, una Reingeniería Organizacional, más de 20 años con la misma estructura en proceso, liderazgo, ha llegado la hora de “Mutación dolorosa”, aplicaremos rediseños en procesos, sistemas y entraremos a la mejora de las competencias de su gente, esta empresa está profundamente comprometida con su gente que está buscando todas las posibilidades para que su gente crezca junto con su visión de negocio.

Pero (odio lo peros, no hay como quitarlos, siempre existen) el compromiso de una organización puede ser fidedignamente clara en desarrollar a su gente pero qué pasa con aquellos colaboradores que son clave para este nuevo concepto de negocio y no quieren darse cuenta de la necesidad compartida de crecimiento de ambos. Empresa – Colaborador.

En mi junta de hoy trabajamos la proyección de esta reingeniería, la presente a los Directores y a un excelente equipo de trabajo que respaldara este proceso, no voy a entrar en el tema de cómo se hace una reingeniería lo que quiero compartir aquí es platicar que para llevar a cabo una reingeniería se necesita de la gente, porque de ellos emana como fuente de agua todos los cambios, entonces dejaré lo técnico a un lado y me iré a lo humano.

En mis casi 20 años de experiencia me he topado con gente que está tan sumido en su zona de confort que no se da cuenta de que cada día está desperdiciando posibilidades importantes para crecer dentro de su organización y/o al menos si pudiera ver por su propio beneficio de crecimiento profesional.

¡Caray! como estamos cerrados a posibilidades de mejora, disculpamos nuestra ceguera con un sinfín de justificaciones, “soy gerente desde hace 15 años, ya se todo, no tengo que aprender nada nuevo”, “Soy responsable y comprometido, llego en tiempo, cumplo con mis actividades, no tengo nada que mejorar”, “no entiendo por qué la empresa piensa que tengo que mejorar estructuras de liderazgo, si tengo a mi mando 200 gentes y todo ha salido bien”, “cuál es la necesidad de la empresa de cambiar, ya venden muy bien sus productos”, etc.

Soy súper honesta, voy con todo para romper estructuras que detienen, que bloquean, además soy fiel creyente por experiencia que todo ser humano tiene un escalón más para alcanzar y desarrollarse, que todo ser humano tiene capacidad de dar pasos de crecimiento, pero aún así, aplicando todas las estrategias, herramientas, hay algunas personas que de plano no quieren, hasta soy capaz de bailarles el jarabe tapatío si eso los ayudará a ver con claridad, pero no hay luz al final del túnel o sea no ven sus mejoras, no quieren, no apoyan, no juegan con el equipo.

Una empresa es una organización que necesita mantenerse en movimiento porque los tiempos cambian, los productos evolucionan, los clientes modifican sus preferencias, además cuenta con colaboradores y sus familias que dependen de ello, si un elemento no quiere sumar al equipo, al objetivo, en algunas ocasiones las empresas se ven forzadas a dar por terminada la relación laboral, este sería el panorama más drástico.

Por suerte este tipo de experiencia me ha sucedido en mi camino laboral muy pocas veces, la mayoría de los colaboradores con los que he trabajo logran ver todo el potencial en el cambio de la organización, para algunos toma más tiempo entender, otros, reaccionan rápido al cambio, al final abrazamos el mismo camino, el mismo objetivo y el beneficio común se hace presente.

Entonces si estas en esta disyuntiva de posibilidades y de cambios, te comparto mis Claves importantes:

  • No dejes que tu mente cuestione en negativo.
  • Provoca a tus pensamientos a pensar en positivo.
  • Te recomiendo que, para mover tus pensamientos en positivo, apliques las siguientes preguntas:
    • ¿Cómo puedo sacar lo mejor de esta oportunidad?
    • ¿Qué puedo aprender nuevo?
    • ¿Que sumaré a mi currículo de habilidades?
    • ¿Cuál es el beneficio de estos cambios para mi departamento?
    • ¿Cuáles son los beneficios de esto para mi puesto?
    • ¿Cuáles son mis expectativas dentro de esta organización?

Estoy segura que esto puede dar claridad hasta al más cerrado, no olvides que todos los días estamos siendo probados para reaccionar a los cambios, la mayoría son pequeños, no los notamos, otros como en este caso de una reingeniería, lleva un peso mayor, es obligatorio, no esperes a que estos cambios sean de los dolorosos para que te des cuenta de que es necesario que despiertes.

Nos vemos en el siguiente querido “cómplice”, si tú que me leíste hasta aquí y todavía no me sigues, la invitación está abierta para compartir también contigo mi experiencia de trabajo como Coach, la vida entre mis dos mundos tan diferentes, Malasia y México.

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s